sábado, 10 de febrero de 2018

SATANISMO GENERALIZADO, CARNAVALES = AQUELARRES



SATANISMO GENERALIZADO, CARNAVALES = AQUELARRES


 Una vez que se ha suprimido el amor a Dios, no hay lugar para que Dios pueda estar o permanecer en medio del mundo, no hay lazo, unión, puente, nexo, no hay qué le permita venir, bajar, descender, si le negamos el amor, le cerramos las puertas, se terminó la historia, se acabó el mundo, comienza el infierno.

 Esto es lo que ha sucedido, se le ha negado por completo el amor a Dios, ya no se lo amaba en el mundo, pero ha llegado a no amárselo en las religiones, entonces, no puede estar ni en el mundo, ni en las religiones.

 Otra vez, como en el tiempo de su Primera Venida, ni tiene lugar para nacer, ni tiene lugar para morir, así como tampoco halló lugar donde reposar su Cabeza mientras transitaba por el mundo.

 Dios Es Amor, de manera que el amor que le damos a Dios, es la puerta que le abrimos, lo que posibilita que venga al alma, y lo mismo vale para el mundo, ya que si no queremos amar, no hay lugar para el Espíritu de Amor. De todas maneras, hay que aprender a amar, porque no es un amor zalamero, lisonjero, adulador, llorón o lastimoso, Es Amor Verdadero, por ello tampoco es suficiente hablar de amor rendirse honores falsos unos a otros o querer engañar a Dios con alguna apariencia, ritual, etc., como los hipócritas fariseos y maestros de la ley de antaño.

 Como nos hemos alejado de Dios, nos han sepultado las tinieblas, el espíritu de la muerte eterna ha avanzado y la noche se ha impuesto en las almas y en el mundo. El amor a Dios es fuego que enciende el alma y la mantiene en comunión con Él, pero, si se le niega, el alma se hunde, sumerge, pierde y queda encendida en deseos de adoración, queriendo dominar a Dios y a otros para hacerse amar, obligar a que le presten atención, para conseguir consuelo, alivio, etc.

 Hundidos, encerrados en nosotros mismos, quedamos a merced de la muerte eterna y de lo que hay en ella, del trabajo de los demonios que establecen su reino y se dedican a devorar a las almas, succionarles vida, consumirlas para saciarse, ya que tanto éstos como la muerte eterna misma, consumen vida, devoran almas y las convierten en demonios, en una abominación desoladora.

 Conforme se ha apagado el amor a Dios, ha crecido el culto satánico, el que se realiza en forma consciente o inconsciente por la mayoría de los habitantes de la tierra, dado que al avanzar el nuevo orden mundial con su cliché impuesto a las naciones, la vida común, normal, se ha transformado en satanismo, en culto a satanás y a la muerte eterna.

 El culto consciente es el de aquellos que directamente buscan al adversario en sectas, espiritismo, así como quienes recurren a la magia, mediums, chamanes, tarot, mancias, horóscopos, uija, etc.; también realizan culto satánico consciente los que ingresan en sectas masónicas, donde encontramos a los políticos que nos gobiernan, militares, autoridades de todo tipo, científicas, doctrinarias, religiosas, etc.; también los que practican la infinidad de cultos de la new age.

 Realizan culto inconsciente al adversario quienes se dedican a la ambición, adoran el dinero, buscan poder, lo acumulan, los que son materialistas, los que rinden culto a la naturaleza, la razón, las capacidades humanas, la ciencia, el humanismo, etc.

 La vida común sobre la tierra ha sido orientada de tal manera que cada uno viva por y para sí mismo, con miedo, preocupado, dedicándose a sí, obsesionado con hacerse adorar, reconocer, etc., despreciando a quines no aprecian o no aceptan su orgullo, los que no alimentan su ego y no rinden pleitesía a su amor propio. Se ha instalado la egolatría en las almas.

 Tanto se ha separado a Dios de la vida común que ya no hay lugar para Él en el mundo, y tales cosas son celebradas por grupos resentidos y orgullosos, tanto mas cuando se subvierten incluso las leyes naturales, demostrando que son caprichosos incoherentes y sumamente resentidos, pues por un lado adoran la naturaleza, la creación, etc., como los agnósticos y paganos, y por el otro lado imponen leyes contrarias a la naturaleza, convirtiendo el mundo, y muchas supuestas religiones, en sodoma y gomorra respectivamente.

 Cada vez que se hace algo en favor del orgullo, del amor propio, de los caprichos y del resentimiento, es celebrado, festejado, mientras que la renuncia a sí mismo, el sacrificio, etc., son tenidos como cosas malas, tanto mas el amor a Dios, la obediencia a Él, etc., es así que quieren convencer a las almas que eligieron y siguen al Señor de que obran mal para que, sintiendo culpa, dudando de su amor, se vuelvan al mundo-sodoma-babilonia-egipto, es decir, a la falta de fe, al espíritu de la muerte y a los vicios, al egoísmo, la preocupación por sí mismo, a rendirse culto a sí y a todos los vicios e iniquidades.

 Es tiempo de perseverancia, de Fe, sacrificio y esfuerzo para quienes realmente aman a Dios y lo eligen, es tiempos de percusión, pero también de dar gloria a Dios en miedo del desierto de estos tiempos, desierto porque se le niega a Dios lo que le corresponde, amor, la adoración, la gloria, obediencia, etc., mientras todo es dado y tributado generosamente la adversario y al espíritu de la muerte terna por medio de los vicios capitales, de una vida asentada en los vicios y habituada a éstos, donde al hacerse comunes y generalizados, no son tenidos como lo que son, gusanos que corroen el alma y la pudren para postrarla y perderla en la muerte eterna.

 En adelante se detallan como, en una gran fiesta infernal que son los carnavales, se pasean y trabajan los siete espíritus del adversario para perder a las almas. Tales fiestas celebran la separación de las almas de Dios, son para eso, para corromper en pocos días a las almas de tal manera que no lo lograrían en años de trabajo normal, diario.

 A esto que ya es grave, añadimos la falta de amor a Dios, la oscuridad reinante, imperante, logra que las almas se pierdan de a racimos, el enemigo logra postrar a miles de almas diariamente en la muerte eterna, las corrompe, destruye, hace padecer, destroza, etc., con total impunidad, y puede hacerlo porque las colaboran en su labor y nadie se le oponen.

 También es un lento proceso de degradación, progresivo, pasando por siete estanques que son los siete vicios capitales donde las almas se van consagrando a la muerte eterna y entregando a satanás en la vida diaria, recibiendo el espíritu infernal cuando deberían recibir el Espíritu de Dios participando en la purificación, renunciando, dejándose crucificar místicamente siendo liberados del dominio del adversario y de la muerte.

 Las Siete llagas del Señor son para purificar y combatir los siete vicios capitales. Son siete Luces, Fuegos, Espíritu Fulminantes del Señor donde purifica a las almas de los vicios y la subiera de los demonios y de la muerte eterna que las atormentan, pero, si no se recibe al Señor, si no le prestamos atención, no podemos ser Sellados-Marcados con Su Espíritu, sino que acabamos marcados con la versión infernal.

 El Señor nos guía por un camino de la Cruz, donde nos purifica y libera si le prestamos atención y hacemos caso, si renunciamos a la propia voluntad ofreciendo un Santo Sacrificio de ésta. Si no lo hacemos, somos llevados como ovejas al matadero, sufriendo una transformación espiritual a manos de demonios y de la muerte eterna donde nos hacen recorrer un camino contrario engañándonos, esforzándose por hacernos creer que es fiesta, diversión y algo bueno, cuando nos están torturando, enviciando, como drogando con vicios espirituales para enfermar, corromper el alma y dotarnos de un espíritu de muerte eterna, haciendo el vía crucis infernal.

 En las publicaciones que siguen, se hace una comparación con un gran ritual satánico que es el carnaval, describiendo la acción de cada uno de los siete espíritus en ese ritual y en la vida diaria. Finalmente se cierran las publicaciones con un epílogo donde se realiza exégesis del Cáp. del Apocalipsis, sobre los dos testigos del Amor de Dios, para mejor comprender el cambio, la transformación, que sufre la creación en estos tiempos.

 En el cuadro que sigue, se detalla el proceso de degradación, los espíritus demoníacos que intervienen, la apariencia que tienen, el coro angélico al que pertenecen, así como también los estanques en los que las almas se sumergen, y un ejemplo bíblico:


vicio
Coro  angélico
Miedo raíz
Es como
Ejemplo bíblico
1
Soberbia
Tronos
No quiero sufrir
Serpiente, dragón
Serpiente pecado original
2
Lujuria
Dominaciones
No quiero estar solo
Escorpión alado
Apoc. 3, 7
3
Avaricia
Potestades
No me vas a sacar nada
Perro sarnoso
Espíritu sordomudo
4
Ira
Virtudes
No quiero
Agujero negro, sanguijuela
Talita kum
5
Pereza
Principados
No quiero que esto se acabe
Mula, armadillo
Endemoniado epiléptico
6
Envidia
Arcángeles
Non serviam-no serviré
Duende, gñomo, rana
beelzabú
7
Gula
Ángeles Custodios
No me ignores
Mono
Lc 22, 3, el miedo


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Evangelio del día, lecturas del domingo, meditación

Evangelio del día, lecturas del domingo, meditación La salvación de las almas es obra de Dios en la que colaboramos, y no al rev...