lunes, 17 de abril de 2017

MISIÓN: CONSAGRARSE A DIOS Y CONSAGRARLE EL MUNDO



MISIÓN: CONSAGRARSE A DIOS Y CONSAGRARLE EL MUNDO


1.-


 Lo que Dios quiere es que cada uno se consagre-entregue a Él.

 Eso es amor verdadero a Dios, porque le amor en esencia es entrega, puesta a disposición de quien se ama.

 Las almas son miserables ególatras narcisistas desamoradas, se encierran en sí, se hunden en su nada, solo y siempre piensan en sí olvidándose de Dios y pretendiendo llevar una existencia como si Él no existiera o no fuese importante que exista o no.

 La vida dedicada-consagrada a sí es autodestructiva, ruinosa, miserable, inútil.

 La vida dedicada-consagrada a Dios por prestarle atención, obedecerlo-seguirlo, es verdaderamente Vida. Ahí se genera amor y en el amor entra Dios, verdadero Amor y Vida.

 Buscando su Voluntad puntualmente deben vivir-pasar las almas por el mundo, así deben encontrarse en constante entrega-amor-puesta a disposición de Dios.

 Ahí van generando un espíritu de amor que es el lugar en el que Dios permanece, vive, reina y es donde establece su Reinado-Vida-Presencia en el mundo.

 La persona atenta a su Voluntad, no solo se consagra-entrega-ama a Dios, sino que también consagra-entrega a Dios en lo que hace y así acaba consagrando su entorno, y finalmente, el mundo.

 Esto es lo que todas la almas deben hacer, discernir la Voluntad de Dios, aceptarla, negar-sacrificar la propia y dejar Vivir-Ser-Hacer a Dios, dejarlo establecer su Reinado-Vida-Presencia.


2.-


 Considerar que las almas se han consagrado-entregado al adversario, se han sumergido en el abismo de egolatría narcisista poniéndose en garras de satanás y la muerte eterna. Así también han entregado-consagrado el mundo al enemigo poniendo a su disposición cuanto tocan, aquello de lo que disponen según su voluntad.

 Esto sucedió tanto en el mundo como en la religión. Todo se halla en garras del adversario infernal, Dios ha sido desterrado de la vida, de los corazones, y del mundo.

 Acá es donde hay que reconsiderar lo caminos, tener en cuenta el efecto de las acciones y es donde debemos volver a Dios, reestablecer su Reinado-Vida-Presencia tanto en el corazón como en el mundo.


3.-


 Considerar que el adversario, satanás, ha contado con adoradores-servidores que se han puesto a su disposición y han ejecutado sus planes. Así es como el cerdo infernal consiguió lo que quería.

 Tuvo sus linajes activos en el mundo, sectas infernales y organizaciones secretas esparcieron su espíritu, manifestaron su voluntad, concretaron sus planes.

 Los linajes satánicos estuvieron sumamente activos corrompiendo a las almas, esparciendo la mentira, instaurando la muerte, y las almas se dejaron seducir por las doctrinas satánicas, las costumbres infernales, se entregaron a toda clase de vicios, perversiones, abominaciones, corrupciones.

 Construyeron un infierno en las almas y en el mundo propiciando la ausencia de Dios y consagrando almas y mundo a satanás y a la muerte eterna. Esto lo hicieron con rituales y por la perversión-corrupción-vicios que esparcieron.

 Así es que, no solo fue corrupción personal e individual de las almas, sino que hubo un plan sistemático satánico ejecutado por los adoradores-servidores del adversario.


4.-


 Si queremos ver un remedio a esta abominable desolación, a esta perversa ausencia de Dios que ha convertido el mundo en un infierno, vamos a tener que colaborar con lo que Dios quiere.

 Cada uno individualmente tiene que resistir la corriente del mundo, no dejarse corromper, seducir, arrastrar por la inmundicia infernal que reina-impera en el mundo.

 Cada uno debe rechazar a los demonios, combatir la carne, rechazar y vencer a la muerte eterna, purgar su alma, vencer a todos los enemigos espirituales volviendo a Dios, a lo esencial, a la obediencia a su Voluntad.

 A la vez, considerando como ha obrado el adversario, es necesario que las almas se organicen, reúnan y pongan de acuerdo en lo esencial y simple para servir-obedecer a Dios en sus planes, para colaborar en su Reinado-Vida-Presencia.


5.-


 Cada uno debe consagrarse-entregarse a Dios, ponerse enteramente a su disposición, obedecerlo-seguirlo.

 Luego, almas de buena voluntad que quieran hacer esto mismo, pueden y deben ponerse de acuerdo para servir-obedecer a Dios, para colaborar en su Vida-Presencia-Reinado en la vida personal y en el mundo.

 De esta manera Dios Enviará su Espíritu formando su linaje y formando una humanidad nueva, haciendo una nueva creación.

 La misión personal y general es simple, amar a Dio, obedecerlo-seguirlo, aceptarlo, ponerse a su disposición, colaborar con lo que Él quiere hacer en la vida de cada uno y en el mundo.

 Es pasar por la purificación, librar el combate espiritual, reestablecer la Vida-Presencia-Reinado de Dios donde corresponde, en el corazón y en la creación.

 Dicho de otra manera, es vivir-permanecer en la Verdad, en la Luz Verdadera, es dejar a Dios ser Dios, aceptarlo como tal.

 Ni aun en las religiones Dios es Dios, se tiene un falso dios a gusto y conveniencia de cada uno. A Dios hay que aceptarlo como es, como Dios, y por lo tanto, hay que obedecerlo como corresponde solo y simplemente porque Él Es Dios.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Evangelio del día, lecturas del domingo, meditación

Evangelio del día, lecturas del domingo, meditación La salvación de las almas es obra de Dios en la que colaboramos, y no al rev...